Opinión: “Todo se cae a pedazos” por @angelarellano

(Foto: @angelarellano)

(Foto: @angelarellano)

Se desprende un pedazo de la pared del Hemiciclo de Sesiones de la Asamblea Nacional un martes 27 de enero, justo el primer día de sesión ordinaria de esta agenda legislativa que no termina de arrancar culminado el primer mes del año. La prensa expectante debe conformarse con un par de fotografías que suben a las redes sociales algunos atrevidos. Desde hace años, por mandato del régimen, no tienen acceso al Hemiciclo y deben conformarse con ver la sesión y los actos protocolares desde una habitación del viejo edificio transformada en sala de exhibición a los comunicadores sociales.

El trozo de concreto que cayó en las escaleras de la tribuna de oradores del Parlamento es testigo del deterioro del patrimonio nacional. No hay cuidado, no hay mantenimiento, no hay protección. El “Legado” del difunto es permisivo con el deterioro de todo aquello que nos ha dado identidad nacional. También, con aquel pedazo de pared cae un escándalo, la noticia rimbombante, y alarmante para nuestra tragedia, de que el Capitán-Presidente de la AN está siendo inmiscuido por su ex escolta en graves casos de narcotráfico. Salazar, ese es el apellido del militar que pertenecía al círculo del Capitán-Presidente, estuvo en el equipo de seguridad del difunto. Abundan fuentes, testimonios y documentos que lo prueban. Se configura un nuevo bullicio, de magnitudes galácticas, sobre la participación del Capitán-Presidente en carteles traficantes de droga tan grandes como su fama de instigador y represor.

Abundan fotos de Salazar. Ya no es el par de imágenes que se colaron sobre el desmoronamiento del Hemiciclo. Esta vez son docenas, cientos, miles de fotografías circulando en Internet en las que aparece el soplón muy cerca de su antiguo jefe.

El Capitán-Presidente actúa ante el desprestigio que su nombre refiere a la humanidad. El mundo habla de este caso bochornoso. Los círculos oficiales del más alto nivel político se tambalean dando declaraciones incoherentes en un intento por salvar el buen nombre del segundo a bordo de la Revolución. El Capitán-Presidente ha acaparado la participación del alto gobierno en escándalos por lavado de dinero y narcotráfico. En orden de aparición: primero el caso de la maleta con $800 mil que transportaba Antonini Wilson a Argentina, Walid Makled y la exportación de droga desde Carabobo, las delicadas declaraciones del ex magistrado del TSJ Eladio Aponte Aponte y la situación con “El Pollo” Hugo Carvajal retenido en Aruba por asociación con el narcotráfico, para dar paso a Salazar, su acusación más despampanante.

El régimen, en uso de sus atribuciones autoritarias, violadoras de cualquier derecho humano y de la garantía más absurda que refrendan las leyes de la civilización, decreta una autorización a las Fuerzas Armadas para usar “armas potencialmente mortales” contra manifestantes. La finalidad, obvia, es desviar la atención del nuevo tropiezo del Capitán-Presidente. A la par, éste insulta, discrimina y aprieta el látigo con el que azota a medios de comunicación, empresarios, dirigentes de oposición y grupos no afines. Fustigará a todos los periódicos, emisoras de radio, televisoras y páginas web que osen informar algo respecto a su expediente internacional. El nuevo decreto es una suerte de escudo y su objeto es orientar el debate público hacia algo que no tiene punto de discusión con el inestable régimen: el derecho a existir y a disentir.

Ángel Arellano
Twitter: @angelarellano
Email: asearellano@yahoo.es
http://www.angelarellano.com.ve

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s