“Venezuela: ¿cuándo termina este episodio?” por Ángel Arellano

(Foto: @angelarellano)

(Foto: @angelarellano)

La pregunta que zanja cualquier conversación en el país nos deja inhabilitados para elaborar respuestas que puedan llegar a puerto seguro. Citamos en el criollo más preciso: “¿Cuándo se acabará esta vaina?”.

Angustia y desesperanza son los dos componentes que controlan la psiquis de la población. El hambre no da tregua, los enfermos y víctimas de la violencia siguen muriendo en cantidades que no conocen registro.

Los que siguen comiendo tres veces al día son muy pocos, apenas una pequeña minoría que ha podido sortear los embates de la miseria. “El país está en una situación tan crítica que dentro de poco nos vamos a estar comiendo entre nosotros mismos”, me dijo un primo cuando hablábamos de los precios de las verduras, los tubérculos, las frutas y las especias, alimentos que antes tenían un precio relativamente bajo con respecto al resto de la canasta alimentaria, y que hoy repuntaron hasta convertirse en un lujo.

¿Cuánto tiempo le queda a este sufrimiento? ¿Cuánto puede soportar la población? Si bien el gobierno vigente se desmantela a una velocidad asombrosa, lo cierto es que todavía controla la economía, la justicia, los trámites y los pocos recursos que reposan en las ruinosas arcas del Estado. Hay, sí, por supuesto, un tejido de conspiraciones que cubre desde lo más alto de la cúpula hasta lo más bajo del aparato. Es notorio. No obstante, los poderosos de todas las esferas y de todos los niveles, se aferran a un mando sin pueblo.

La caída del chavismo es un capítulo que inicia con la muerte del caudillo. Tras ese imprevisto, el PSUV perdió un importante número de votantes. Luego, por esas contradicciones que colman nuestra historia, el electorado opositor se desmotivó permitiéndole al oficialismo mantener el control de la mayoría de los gobiernos regionales y municipales. Sin embargo, el descontento siguió creciendo hasta materializar un profundo revés al chavismo en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015. Éste ha sido el acto más valeroso de la sociedad venezolana en los últimos tres lustros. En adelante, cada día transcurrido desde la instalación de la nueva Asamblea Nacional ha estado repleto de tropiezos para Maduro. El país ve cómo la metástasis asfixia sus últimas fuerzas.

Volvemos: ¿cuándo se acaba esto? ¿Cuándo llega a su fin?

Hemos dicho que el colapso de la sociedad venezolana inició con el ascenso de Chávez al poder. Hemos dicho que el chavismo vino a cerrar el ciclo de la República Civil para implementar el caos “socialista” como la guinda que hacía falta en el pastel del episodio democrático venezolano. Hemos dicho también que esta experiencia no es extraña en un país con más tradición militarista que civilista. Y hemos dicho desde luego que para recuperar la democracia y sus libertades inherentes, es necesario dar paso a un gobierno de civiles donde el poder militar esté, más que subordinado, excluido de la militancia política. Pero retomemos: ¿cuándo termina este episodio? ¿Cuándo concluye el colapso o por lo menos cuándo cambian los actores para administrar el colapso y con suerte salir de él?

No hay respuesta cierta, por tanto no podemos ensayar aproximaciones, y por tanto no podemos ser portadores de una explicación rimbombante en el papel, pero pobre en la práctica. Sólo podemos decir que el colapso del sistema actual en Venezuela culmina, eso creemos, con la sustitución del régimen vigente por otro de orden democrático, plural, civil y que se apegue profundamente al respeto de la institucionalidad constitucional y la división de los poderes públicos. El colapso, o lo que entendemos por colapso, puede encontrar fin si el antídoto tiene un componente democrático y otro que opere como estabilizador de un sistema que, una vez instalado, tras la salida del chavismo, pueda soportar, mediante acuerdo, pactos, concesiones, o conciliación de élites, los embates futuros.

Concluyendo: capaz el colapso no termina con nuevos actores, pero sí conseguirá otro rumbo que nos puede ayudar, con suerte, a salir de él.

Ángel Arellano
Email: asearellano@yahoo.es
Twitter: @angelarellano
http://www.angelarellano.com.ve