Una mujer abandona una huelga de 16 años en la India

(Foto: Cortesía)

(Foto: Cortesía)

La activista india Irom Sharmila abandonó hoy la huelga de hambre que mantenía desde hace 16 años en demanda del final de una ley que da poderes especiales a las fuerzas armadas en ciertas zonas del país, como su natal estado de Manipur (noreste).

Rodeada de decenas de periodistas, Sharmila entró en el tribunal del Primer Magistrado de Imphal Oeste poco antes de las 11.00, hora local (5.30 GMT), donde informó de su decisión de deponer la medida de fuerza que mantenía desde el año 2000 y solicitó la fianza a su favor, algo a lo que se había negado hasta ahora, indicó a Efe el abogado Naveen Kumar.

En el acta de la vista, a la que tuvo acceso Efe, el magistrado aceptó la fianza de 10.000 rupias (unos 150 dólares) presentada a su favor.

A continuación, la conocida como “Dama de hierro” de Manipur tuvo una tumultuosa y breve interacción con los medios en la capital regional, Imphal, y fue llevada por motivos médicos al hospital en el que ha estado confinada durante los últimos años y donde era alimentada a la fuerza a través de una sonda.

Aunque el acta judicial prevé su libertad bajo fianza, según indicó Sharmila a periodistas, “no está claro” si a continuación podrá quedar libre.

La activista no obstante deberá comparecer ante el mismo tribunal el próximo 23 de agosto, informó a Efe Babloo Loitongban, activista y portavoz habitual de Sharmila.

La activista comenzó su ayuno en noviembre de 2000, tras el asesinato, a manos del Ejército, de diez personas en una parada de autobús en el pueblo manipurí de Malom.

Entonces se lanzó a una cruzada contra la Ley de Facultades Especiales de las Fuerzas Armadas (AFSPA), una norma aprobada en 1958 para el nordeste del país, donde proliferan los grupos secesionistas con el fin de combatir a grupos armados, y que permite a los militares actuar al margen del sistema de justicia.

Esas acciones incluyen el uso de fuerza letal contra el que incumpla leyes u órdenes y la capacidad de actuar sin mandatos judiciales, una discrecionalidad que en palabras de Amnistía Internacional permite a las fuerzas de seguridad “ejecutar y torturar con impunidad”.

Sharmila inició el ayuno tres días después de la “masacre” ocurrida en el pueblo de Malom,a pocos kilómetros de Imphal, cuando varios soldados mataron a 10 civiles que esperaban en una parada de autobús como represalia a un ataque con bomba que había padecido su convoy.

La activista ha anunciado su intención de dedicarse a partir de ahora a la política y de participar como candidata independiente a las elecciones regionales de Manipur que tendrán lugar el año próximo.

PanaNoticias / GV