Rincón del Gurú: “Snapchat para políticos” por José Dionisio Solórzano

(Imagen: Referencia)

(Imagen: Referencia)

¿Cuántos snapchaters conoces? ¿Cuántos snaps envías al día? O por lo menos ¿conoces una red social llamada SnapChat?

Cada vez es más importante en el diseño de una campaña electoral la participación en los canales de comunicación digitales.

Así se ha venido demostrando desde la primera elección de Barack Obama en los Estados Unidos, y así lo estamos viendo en las primarias actuales de los demócratas y republicanos en el titán del Norte e igualmente en las elecciones Latinoamericanas: Argentina, Perú, y otras.

La red del “fantasma” se está convirtiendo en la plataforma social más utilizada por los jóvenes. Actualmente un número crecientes de muchachos entre 18 y 24 años están activamente intercambiando ideas, pensamientos, opiniones en videos cortos por esta red.

Percibimos como la juventud es atraída por lo dinámico de la red y por lo que denominamos  el “marketing de contenido tipográfico” que ofrece esta plataforma digital.

Ahora bien, para qué sirve esta red social para nuestra campaña electoral.

Snapchat nos ayudará a:

1-. Humanizar la figura de nuestro candidato. ¿La razón? Porque el concepto de videos informales, rápidos, y en la familiaridad de la calle, de la familia y del día a día, facilita la presentación de la “otra cara del candidato”.

2-. Nos permite segmentar los públicos… Si entendemos los datos estadísticos y comprendemos que el 44% de los jóvenes latinoamericanos están en esta red social, podemos diseñar un esquema de comunicación efectivo para hablar con ellos.

3-. Customizar el discurso. En Snapchat están los jóvenes y no hay, por lo menos en este momento, “infiltrados” de otras generaciones.  Esto nos permite entablar un proceso de comunicación efectiva con un determinado público, construyendo mensajes diseñados únicamente para ellos, a través de su canal y mediante el uso de su metalenguaje.

4-. La veracidad de lo “en vivo”. El hecho que los videos sean grabados “en vivo”, aunque puedan ser publicados posteriormente, le otorga valor agregado al proceso de comunicación. Es creíble,  es “natural”, por ende es de mayor aceptación entre los públicos digitales.

5-. Campañas sencillas e inmediatas. Además de permitirnos establecer una conexión directa con un público puntual, haciendo uso de mensajes dinámicos, alegres y estratégicos, Snapchat nos sirve como una plataforma sencilla para generar “minicampañas” para alcanzar objetivos inmediatos.

Y, no todo es color de rosa.

En snapchat no están los mayores de 32 años edad. Es decir, que por sí sola no nos ayudará a conversar con la mayor cantidad de electores.

El grueso de su comunidad no vota aún. Lo cual pudiera verse que la participación del político en esta red social no debe estar enfocada en el “retail” electoral inmediato, pero sí en el de largo plazo.

En resumidas cuentas apreciados lectores, las redes sociales son una realidad hoy más que nunca y el buen uso de cada red y  de cana canal es fundamental para la construcción de una comunicación política efectiva, que humanice, exteriorice e interrelacione al candidato con los públicos objetivos.

¡Comunícate y hazlo bien!

José Dionisio Solórzano @jdsolorzano