Rincón del Gurú: “Bolívar con Twitter” por José Dionisio Solórzano

(Foto: @jdsolorzano)

(Foto: @jdsolorzano)

Ustedes se imaginan al Libertador Simón Bolívar en plena Campaña Admirable tomándose un selfie en la frontera entre Cundinamarca y Venezuela y tuiteando algo así:

En marcha hacia mi terruño, mi amada Venezuela. ¡Temblad realistas! #PaVenezuelaMeVoy

¡Sí! Sería algo irreal.

O al gran libertador de América filmando un video y anunciando el decreto de “Guerra a Muerte” en su canal Youtube o en su página de Facebook.

Y para buscarlos en Youtube, se debería colocar las palabras: #Bolivar #GuerraAMuerte #MuerteALosEspañoles.

Otro escenario digno de pensarlo es la “guerra” entres troll, spam y ciberactivistas, del bando patriota contra los realistas.

Ver en nuestra imaginación al General José Antonio Páez posteando en Facebook sus videos bailando joropo al pie del arpa en los llanos apureños; imaginarse al general José Antonio Anzoátegui tuiteando consejos militares y como el ejército patriota debe llevar el uniforme.

Es inverosímil pensar en nuestros libertadores develando sus estrategias militares y políticas a través de las Redes Sociales. Un Bolívar publicando en una cuenta verificada llamada @GeneralBolívar los pasos hechos y por hacer próximamente.

También es una imposibilidad dibujar en nuestra mente la imagen de un Bolívar haciendo “History” en Instagram o de dándole “Like” a las publicaciones de José de San Martín que acaba de publicar el resultado de una batalla en las latitudes del sur del continente.

Y, ustedes se preguntarán a qué viene este ejercicio de imaginación de un Simón Bolívar con su Smartphone tomando fotos y escribiendo breves decretos de 140 caracteres.

Actualmente los políticos hacen un mal empleo de las Redes Sociales, sobre todos aquellos que no están debidamente asesorados.

Publican en sus cuentas lo que van hacer y cómo lo van hacer. Develan muchos de sus pensamientos estratégicos que deberían estar bien guardados en la caja fuerte de su cerebro.

Las Redes Sociales son adictivas, y el político no puede ser presa de este vicios que es “publicar, por publicar”.

Un líder y además candidato debe sopesar muy bien qué publicar, cuándo hacerlo y por qué hacerlo.

Así como sería inconcebible un Simón Bolívar publicando en Twitter sobre el frío que está pasando en el “Paso de los Andes”, rumbo a Bogotá. También es irrisorio ver a dirigentes políticos que le dicen a sus contrarios cuáles serán sus próximos pasos.

Todas las aplicaciones digitales son parte del escenario de combate. Allí, en las Redes Sociales se libra una batalla por la mente de los electores.

La presentación del candidato, sus mensajes, sus posiciones políticas, sus propuestas, todo debe responder a la intencionalidad de llegar a su público objetivo.

Cuando generamos contenido en las aplicaciones sociales lo hacemos siguiendo una estratégica y como parte de las tácticas de acción política, de no ser así entonces estamos allanando el camino a nuestra destrucción, de nuestra derrota.

Bolívar con Twitter hubiese sido un influenciador en las redes, y hubiera aplicado su aguda mente militar y política para perfilar su imagen pública y para lograr sus intereses, así como en su época empleó la imprenta y el rumor para acrecentar su fama.

¡Comunícate y hazlo bien!

José Dionisio Solórzano / @jdsolorzano

Anuncios